domingo, 14 de octubre de 2018

Conectado al Cielo

Captaciôn de Agua de Lluvia

domingo, 19 de agosto de 2018

Humo en el Safari



Hoy domingo. Comenzó a salir humo por debajo del asiento trasero del Safari. Las niñas se alarmaron. Paré casi de inmediato. Jalé la colchoneta que va en el asiento. Se estaba quemando. Se acercaron los curiosos. ¡Es la batería! Un resorte se zafó y cayó sobre el poste de la batería e hizo contacto con la carrocería, es decir, a tierra. Estaba al rojo vivo. Alguien le dio un golpe con un palo y dejó de hacer corto. Al mismo tiempo llegó un empleado de la gasolinera con un extinguidor y roció el carro. No hubo peligro para mis pasajeros pero para el Safari sí.

En cambio, el lunes 13 de agosto, de regreso de Playa Azul, al volante de la Frontier, cometí la torpeza de salirme de mi carril en el túnel. Pasé por alto por un momento de que solo era un carril en cada sentido. Me recordó a los túneles de la México-Tuxpan, que son de doble carril. Al salir del tunel vi a un vehículo que venía de frente, afortunadamente, a buena distancia. Tomé mi carril y no pasó nada. Pero el incidente cobra cada vez mas importancia dentro de mi cabeza. No pasó nada pero tal vez haya sido el incidente mas grave en todos mis tiempos al volante.. Cuidado y más cuidado!

domingo, 22 de julio de 2018

Ramalazo. Reforestación 2018







Ayer sábado, a la orilla del barranco, coloqué un arbolito más en una de las  oquedades que hizo la retroexcavadora, como parte de mi programa de reforestación de este año, mientras que Víctor se colgó de unos bejucos para retirar malezas de la fronda de los árboles grandes y despejar el área para que entre mas luz. La base del éxito es un buen hoyo, buena tierra, luz solar y riego durante el estiaje. Yo nada más sentí un golpe en la parte lateral izquierda del cráneo, le dije, Víctor, algo me pegó, seguí en cuclillas, observé una gran  gota de sangre en la manga de la camisa, le dije estoy sangrando, pero Victor ya no estaba, corrió a pedirle ayuda a la mamá, que Alcides está mal herido...No demoraron, la mamá me dio unos Kleenex, los mojó en una botellita de agua, yo me limpié la cara, la herida dejó de sangrar. No me moví por un rato del lugar. A mi lado estaba la rama, larga y gruesa. El daño que causó el rozón fue mínimo, comparado con lo que habría podido suceder.

Fui a la Cruz Roja   y solo me tuvieron que poner una puntada.

domingo, 27 de mayo de 2018

Torre Reforma Colón




En el predio delimitado por Paseo de la Reforma, Versalles, Atenas, y Morelos, se construirán las "Torres Reforma Colón". Es una noticia de hace tres años, y nada pasaba en el terreno.

El día jueves 24 de mayo  de 2018 capté unas grúas dentro  del predio. Las tomas son sobre la calle de Atenas.

La construcción del conjunto de torres "Reforma Colón" ha comenzado. Enhorabuena. ¡Qué manera tan sencilla de dar a conocer una noticia tan importante!




domingo, 6 de mayo de 2018

Accidente Ciclista



Fue ayer sábado por la mañana. Circulaba con la bici por División del Norte, dirección al Sur. De pronto me vi en el asfalto, tirado de costado, con un fuerte dolor en la muñeca izquierda y en la pierna, por debajo de la cadera. Mi reloj, destrozado. No me di cuenta de nada, pero dicen los que me ayudaron a levantarme que una señora le dio un rozón al volante con el espejo lateral de su auto. Desde el primer momento di gracias de que estuviera vivo, entero, y con lesiones aparentemente menores. La señora del auto se detuvo, quería alegar, que estaba dispuesta a llamarle a su seguro, pero yo no quería saber nada de eso, solo estaba agradecido de estar ahí, aparentemente bien, tomando en cuenta la gravedad de lo que pasó y sobre todo lo que podría haber pasado.

martes, 8 de agosto de 2017

Madre Soltera


Madre Soltera

Me cogí delicioso a Yahaira. Más bien, ella es una chica deliciosa. Un poco inocente. No supo cómo ponerme el condón. Me lo puse yo. Me llamó la atención, que no haya recurrido a este método antes. En esta ocasión,  lo hizo por protección, no como método anticonceptivo, y yo, por la misma causa. Ya nos habíamos visto unas diez veces de lejecitos antes del día que tuvimos nuestra primera relación. Ella es mesera de un bar que abrieron hace poco en mi colonia, y no se sabe bien de qué va. Hay música en vivo, alfombras rojas, y muchas meseras jóvenes, la mayoría bastante bonitas. Con un uniforme ajustado, con escote algo provocativo pero nada vulgar. Ellas toman la orden, traen el trago o el bocado, y están muy al pendiente de uno. Si conversan, es lógico, les doy mas propina. Así conocí a dos meseras que acababan de llegar. 

Fui un poco directo con  Jackie. Le dije, si salimos a un restaurante,  la gente va a pensar, vean a ese abuelito, con esta muchacha tan joven, o pensarán que tu eres una profesional, o  pensarán que yo te quiero pervertir, y ninguna de las dos cosas es correcta, si nada mas queremos pasar un rato agradable y tranquilo. –Que propones, inquirió.  Ir a mi casa, contesté-. Ella no era profesional, pero le dio vueltas a la idea, le gustó, se arrepintió, y me dijo que su amiga de repente si lo hacía. –Es ella? Pero si tiene un cuerpazo…. –Si. Ella. Angie. Misma historia. Le gustó la idea, dijo que si, luego dijo que no, y así llegué a la sexta cuba, hasta que se me iluminó el cerebro y les dije, vean chicas, vamos los tres, así vamos seguros todos al lugar tranquilo a pasarla rico. 

Desde hace años que no hacía un trío, solo lo hice una vez, cuando di consultoría en Tegucigalpa, hace unos quince años, pero no me gustó, pues mientras estaba con una la otra se puso a esculcar los cajones de mi habitación de hotel y ya ni siquiera recuerdo como terminó ese encuentro. Pero Vickie y Jackie dudaban, tal vez ya lo hubieran hecho antes, pero ir a la casa de un hombre mayor como yo debe haberles causado cierto miedo.  Fue sensacional. Ellas super compañeras. Cero lesbianismo. Mientras lo hacía con una tenía a la otra al lado. Con las canciones de youtube en el televisor, iluminándonos, además. La que dio el servicio, pidió 500 pesos mas, por haberlo hecho, y se los di, sin alegar. La vez siguiente la otra peleó por la titularidad y se ganó el sobresueldo. La felicité. Tremenda actitud. Si, tremenda actitud de esas dos jovencitas, de 24 y 20, las dos madres solteras, o eso dijeron, aunque de una si me consta porque sacó dos gotas de leche del  pezón y a petición mía me las embarró en el pecho. 

Íbamos por nuestro tercer encuentro. Estaba coordinando el evento por whatsapp, con las dos, pues no lograba convencer a ninguna de ellas de cambiar de una vez por todas al esquema de una por una. Y entonces Jackie, o Angie, grabó un mensaje de voz, y dijo que Yahaira también necesitaba dinero, que ya le habían explicado, y que se unía al plan. Ese mensaje, repetido unas veinte veces para que no hubiera duda, me cambió mis planes. No quería mas ni Jackie ni Angie. Solo a Yahaira. Así que en lugar de cita por whatapp me fui al bar en vivo y en directo. Ahí estaba Yahaira, como siempre, muy seria, atendiendo mesas, sonriendo tímidamente a los clientes, pero yo ya sabía y la llamé, y llegó y dijo que si, pero con el trío… La noche se complicó.

Jackie y Angie querían venir a la casa. Yo si quería coger ese día, pero dije que no podía pagar a tres, aunque estaban las tres encantadoras, preciosas y jóvenes, pero no, con tres de plano no, y así comenzó una negociación que se prolongó bastante, Jackie resultó que tenía la regla, pero que ella vendría de acompañante, y dije que así no, que con ellas dos si, pero ni modo que una se quedara en la cocina, así no. Y como no se animaba ninguna a venir sola, decidí retirarme, no sin antes pedirle  el teléfono a Yahaira, y me lo dio, como quien entrega la cuenta a un cliente que la haya pedido. Ya en la casa, me serví un vodka con hielos, le mandé un whatapp a Yahaira, no me contestó, hasta que de repente me inspiré, -es el precio, idiota- y tecleé  4 mil, y de inmediato contestó que afuera del SuperK, que en media hora, me serví otro vodka, y no se qué tan borracho iba, pero me fui por ella, demoró un poco, llegó, subió al carro, fuimos al cajero, venimos a la casa y todo salió a la perfección.

Ella ya sabía por sus amigas cómo era yo y como era la casa, estuvo desde el principio tranquila, curiosa, observaba los cuadros y las esculturas, a pesar de que yo solo dejé la luz del pasillo prendida y también la televisión para que alumbrara el salón y lo nuestro sucediera a media luz. Tiene unos muslos, unas tetas, un cutis, unas nalgas… de veinte años recién cumplidos, meserita de bar, ya sabrán o se la imaginarán, una delicia, le bajé el pantalón y los calzones en el reposet, le vi el triángulo púbico, lacio, bien peinado, y ya no aguanté mas y la llevé al sofá camá y ahí sucedió el evento, todo super bien. Al terminar me preguntó que si  no se había roto el condón y le dije que no, nunca se me ha roto uno pero la verdad no me fijé. Lógico, dos días despúes, ya tenía  ganas del siguiente, pero me dijo que tenía la regla, y ahora me tendré  que esperar hasta pasado mañana.


Con Jackie, veinteañera igual que ella, había conversado en el bar, que nosotros nunca antes podríamos haber coincidido, ni que podríamos volver a coincidir en el futuro. Salvo en esta pequeñísima ventana de tiempo. Yo 58. Ella 20. Diferencia de 38. Demasiados inclusive para cualquier canción. 38 ya son una vida, no un diferencial de edades. Sencillamente no hay forma de un pasado ni un futuro salvo un presente. La aritmética es horrible, ni restes diez, horror de horrores, ni sumes diez, la misma historia.  Pero hace rato se me ocurrió. –¿Que pasará si convenzo a Yahaira de hacerlo sin protección? Una especie de decisión súbita ante una pregunta que no espera cuya respuesta podrá  ser dejarlo todo al destino y a las probabilidades.


domingo, 11 de junio de 2017